martes, 25 de agosto de 2009

DESPEDIDA DEL CORONEL JUAN FRANCISCO GUEVARA

Tuvo el Coronel en vida ,durante tres ocasiones,la generosa deferencia de pedirme que despidiera sus restos. Y aunque supe recusar el convite arguyendo –amén de mi escaso mérito- que ninguna prisa teníamos en cumplir el mandato, él insistía con su habitual señorío y su impaciencia de eternidad.

Es que para los hombres singulares, para los hidalgos de la estirpe del Coronel Guevara, la muerte es un acto de servicio,tan previsto como un cambio de guardia en la batalla, tan natural como un ocaso pueblerino.

Para estos hombres esenciales que no fingen apariencias, que han alcanzado la mirada sobrenatural de todo cuanto acontece, llega la muerte como una hermana silente e irremisible.

Y ante ella son capaces de plantarse con humilde altivez para decirle,como en las Coplas de Manrique

“…Y consiento en mi morir
con voluntad placentera
clara y pura,
que querer hombre vivir
cuando Dios quiere que muera
es locura”

Al fin le llegó la muerte al Coronel Guevara, entre dos festividades hechas para su estatura: la fiesta de San Pío X, y la celebración de María Reina.

La fiesta del Papa San Pío X, que combatió la herejía modernista, haciendo suyo el más viril de los lemas paulinos: Omnia instaurare in Christo.

¿Cómo podía faltar el cobijo del Pontífice de la Pascendi, en la despedida terrena de quien consagró su vida a este imperativo irrenunciable de la Ciudad Católica?

Y la celebración de María Reina. Porque ubi Rex, Regina, según dijera Pío XII cuando proclamó formalmente la reyecía de la Madre del Señor, en 1954.

Volvemos a preguntarnos: ¿Cómo podía faltar el trono de María, en el adiós de quien fuera, con voluntad acrisolada, su vasallo leal y corajudo?

Vestida de sol y coronada de estrellas, María Reina quiso hacerse patente.

Así la veneró el Coronel en sus diarias letanías: Reina de los Patriarcas, de los Profetas, de los Mártires, de los Confesores, de los Angeles,de la Paz.

Reina de la Argentina y de Hispanoamérica. Desde el Santuario de Guadalupe hasta ese recodo soberano de Malvinas, donde manos guerreras dejaron un rosario enterrado, para rezarlo invicto el día del regreso inaplazable.

Nuestro amigo sabía que la Virgen anda alistando cruzados para el Combate Postrimero, y acudió a su llamado.

Se le aplican, pues, los versos de Agustín de Foxá:

“Para la muerte, hermano, te vestirás de fiesta,
haciendo honor al limpio linaje de tu casta”.

Así pude verlo ayer, por última vez, cuando caía a pleno el sol sobre su casa de Bellavista.

Vestido para la grande y duradera fiesta del cielo. Amortajado para ese gozo al que cantó el Salmista, reservado a las almas que ingresan triunfales a la alegría del Padre.

Su sotana de novicio, la bandera nacional nimbada con su sol guerrero, sobre el pendón su sable, veterano de tantas lides.

Sobre el hábito dos condecoraciones castrenses, y entre sus manos definitivamente canceladas, una antigua cruz recibida en familiar herencia.

Ei ideal bernardiano y falangista, asumido desde siempre por el Nacionalismo Católico Argentino: mitad monje, mitad soldado.

La espada del espíritu, y el acero firmísimo desenvainado con honor.

En el austero lecho parecía leerse el Evangelio de San Lucas: “Señor, aquí hay dos espadas”.

El doble gladio revestía mansamente su cadáver, que ya no era un difunto sino una heráldica de la patria antigua.Cruz y Fierro, la tradición cristiana, diría el Padre Castellani.

Por eso ante sus restos escuché a sus hijos y parientes cantar el Christus Vincit, pero también dar vivas sostenidas a la patria.

Y por eso, queridos amigos, tras la semblanza religiosa que es lo primero en el orden de las jerarquías, no ha de cerrarse esta tumba sin que yo agregue algo a mi testimonio público.

Y ese algo que no debo callar es la fisonomía político-militar del Coronel Guevara.

Tito -para llamarlo al fin como todos universalmente lo llamábamos- fue un arquetipo de soldado.

De aquellos forjados a la antigua usanza, criados en la emulación de las gestas de nuestros grandes caudillos.

Soldado con estilo y porte, con palabra firme y conducta veraz.
Soldado de ese último pelotón spengleriano, que no vacila en custodiar el Bien Común, aún a riesgo de caer en la demanda.
Soldado de prosapia hispanocatólica, y por eso mismo eminentemente volcada al amor de nuestras genuinas raíces.

Arquetipo de soldado.
Tan lejos de los que abundan hoy, sirvientes de forajidos, cómplices de terroristas,custodios viles de quienes ayer mataron a sus camaradas, y ahora tienen prisioneros, para vergüenza de la nación toda, a quienes supieron combatir al enemigo marxista.

Era natural entonces que en las horas tenebrosas de la historia –cuando la ruindad de los demagogos, de la que no termina el país de librarse- ultrajaba a la Fe, profanabalos templos y vejaba con su incurable ignominia a la Nación Real, el Coronel Guevara eligiera estar en el costado limpio de la batalla.

No era el costado liberal, masónico y democratista que después se impondría para continuar nuestro sometimiento y espanto.

Era el flanco del Cristo Vence, del Dios es Justo, de la restauración cristiana de esta tierra. Eran las filas del General Eduardo Lonardi.

Precisamente a la muerte de Lonardi, Augusto Falciola, desde las páginas de Presencia, le escribía estas estrofas que hoy se le aplican a quien amigo tan leal supo serle en la contienda:

“…Como vuelve el recuerdo de septiembre,
Buenos Aires lujosa de glicinas…
Las horas mancilladas, los oscuros designios
y el indecible oprobio de esos días…

Por los flecos del aire conmovido
Mi desconsuelo anda buscando
tu espada transparente…

El aire lento. Lento y minucioso.
Y tú, mi General, y las glicinas”

He aquí la imagen del Coronel Guevara: una espada transparente.

Capaz de partir el aire para rescatar la flor intacta de una patria cautiva.
Una espada con el filo templado en la pasión nacional.

Deben sentirse orgullosos quienes fueron y son sus familiares. Debemos sentirnos comprometidos quienes hemos tenido el honor de estar entre sus amigos.

Descanse Coronel.

Entre rezos y arpegios, que Nuestra Generala custodia su reposo.

Descanse para siempre, después de tantas luchas, después de tantos sueños, y de tantas vigilias transidas de esperanza.

Descanse Coronel.
La Argentina y su sombra, como Usted la llamara, conserva todavía destellos de la luz fundacional, de la diafanidad primera que no sabe rendirse.

Descanse Coronel, con la certeza aquella de la limpia marcha:

Y SI LA MUERTE QUIEBRA TU VIDA
AL FRIO DE UNA MADRUGADA,
PERDURARÁ TU NOMBRE
ENTRE LOS HÉROES DE LA PATRIA AMADA.

Y CUANDO EL PASO FIRME
DE LA ARGENTINA ALTIVA DE MAÑANA
TRAIGA EL ECO SERENO
DE LA PAZ CON TU SANGRE CONQUISTADA
CANTARÁS CON NOSOTROS CAMARADA
DE GUARDIA ALLA EN LA GLORIA PEREGRINA
POR ESTA TIERRA DE DIOS TUVIERA
MIL VECES UNA MUERTE ARGENTINA

Coronel, Usted ha tenido una muerte argentina.

El ejemplo de sus actos no se entierra este domingo, en este tiempo de separarse del que habla el Eclesiastés.

Quede para nosotros la vida hecha milicia, patriotismo de la tierra y patriotismo del Cielo.

Para Usted la guardia enhiesta en la gloria peregrina.
Para nosotros la fatiga diaria en el puesto más duro.

Coronel Juan Francisco Guevara:¡Presente!

Antonio Caponnetto
23-Agosto-2009

3 comentarios:

  1. Coronel Guevara, ¡presente! Ruega por nosotros. Se ha ido uno de los mejores.

    ResponderEliminar
  2. tito vamos a extrañarte mucho, tanta historia, tanta anecdota, tantas cosas vividas y que gracias adios tus nietos pudimos conocer en vida.
    Amor a la familia, a dios, a la Patria: Son las tres coas basicas y lo mejor que nos pudiste transmitir.
    Te quiero mucho mucho y te extrañare mucho tambien, pero se que hoy en este dia soleado estas festejando el cumpleaños de Betty con ella en el cielo y eso me da paz y felicidad y sobre todo orgullo por el abuelo que tuve.

    ResponderEliminar